domingo, 19 de julio de 2015

Le haré una oferta que no podrá rechazar o Die Dreigroschenoper

      Entre los considerandos que el Consejo Supremo presentó al aprobar el protocolo para la construcción y montaje de la nueva sala audiovisual se encontraba la apreciación de que el visualizar obras de arte, cine, ópera o ballet de manera conjunta, fomentaría la camaradería entre los miembros del blog. Pero desafortunadamente esta expresión solo quedó en el deseo. Toda vez que más de un catedrático acude a la sala surgen polémicas acerca de aquello que se está viendo y oyendo. Que la versión de Karajan es mejor que la de Mehta. Que el color de la voz de Beniamino Gigli no puede compararse con el de Pavarotti. Que Mirtha es más diva que Susana, y cuestiones por el estilo.

     Esencialmente las discusiones tienen como objeto la comparación de distintas versiones del mismo hecho artístico. Muchas veces las convicciones de cada uno son sostenidas con tanta vehemencia que lo que comienza como una confrontación de pareceres termina con empujones e insultos. Justamente esa mañana dos de los mas entusiastas defensores de sus propios gustos personales disputaban en una larga discusión acerca de cual era el tema musical que más versiones había tenido. El uno optaba por Yesterday de los pelilargos Beatles. El otro por My Way adjudicada a Paul Anka pero que en realidad está inspirada en una canción francesa. Todo amenazaba como a menudo a irse de las manos (o a las manos) cuando nuestro especialista en Historia Universal del Arte mencionó un hecho curioso. Existe una ópera que tiene múltiples versiones y que aún conservando el guión original, hay que hacer bastante esfuerzo para reconocer que, particularmente su tema principal, se trata de el mismo. Vengan que se los contamos con mayor detalle. Empezamos en Alemania, en 1928.

      Ya en el siglo XVIII existía en Inglaterra un género musical a mitad de camino entre la música popular y la ópera. Tomaba de la primera la ausencia de grandes orquestas reemplazadas por pequeños grupos musicales, conservaba de la ópera el hilo conductor de la música y el canto para desarrollar la historia y era conocido como "ópera de baladas".  Normalmente utilizaba melodías populares o folklóricas de modo que los espectadores pudieran tararear los temas, dado que los conocían de antemano, aún durante la ejecución de la obra. Una muy popular se llamó la Ópera del Mendigo. Su argumento no hacía, como la ópera convencional, referencia a guerreros nórdicos ni a amoríos de princesas y nobles, sino que presentaba una escena urbana con ladronzuelos, bellas señoritas y políticos y policías corruptos. Su personaje central, el ladrón, llevaba en nombre de Macheath.

Bertolt Brecht
      En 1928 en la Alemania de post Primera Guerra y pre Segunda el dramaturgo Bertolt Brecht toma el argumento y con música de Kurt Weill la presentan en Berín. El protagonista sigue siendo en mendigo ladrón Macheath, salvo que ahora se llama Mackie Messer. El argumento es más o menos así. Mackie es un mendigo y ladrón del Londres pre victoriano que "trabaja" de manera independiente. El problema es que un tal Peachum tiene bajo su ala a todos los otros ladrones y mendigos de la ciudad y como Mackie se niega a trabajar para él, le tiene algo de inquina. Para empeorar las cosas la hija de Peachum, de nombre Polly se enamora de Macheath y se fuga de la casa paterna para casarse con él. Peachum se pone en contacto con Tiger Brown, el jefe de la policía quien le debe más de un favor para pedirle que detenga a Mackie e impida la boda con su hija. Brown los busca y encuentra en un granero pero, la previa amistad y negocios conjuntos de Messer y Brown impiden que la policía actúe en contra de el ladrón. Peachum amenaza con generar un gigantesco escándalo en la ciudad con sus mendigos el próximo día de la asunción de la Reina Victoria, lo que le costaría el puesto como Jefe de Policía a Brown con lo cual a éste no le queda más remedio que detener a su amigo Mackie. Cuando todo parece perdido, con cadalso construido para su ejecución y todo, un mensajero de la reina llega no sólo a perdonarle la vida a Macheath sino a concederle un título de nobleza, un castillo propio y pensión vitalicia.

      La obra lleva por tìtulo "La ópera de los tres centavos" aunque el original en alemán es como todo el idioma, impronunciable. De inmediato se convierte en un éxito. La sociedad alemana del momento reconoce como propios a todos los personajes, incluido al corrupto jefe de policía. El personaje de Polly Peachum está a cargo de la popular actriz y cantante Lotte Lenya a la sazón (siempre quise utilizar el inciso "a la sazón") esposa de Kurt Weill, el autor de la música de la obra. Pero todo se acaba el 30 de enero de 1933 con la llegada de Hitler al poder en Alemania. El partido Nazi no estaba dispuesto a tolerar una obra de teatro que ensalzara a un delincuente y pusiera en tela de juicio la probidad de los funcionarios estatales. Dos meses después, Brecht debe huir de Alemania. Un mes más tarde Weill y Lotte se radican en París. Pero ya era tarde para impedir que la obra se difundiera, había sido traducida a 18 idiomas y los libretos circulaban ya por toda Europa. Nada mal considerando que faltaban unas cuantas décadas para la aparición de Internet.

      El final de la obra consiste en un tema musical llamado originalmente Moritat de Mackie Messer y en la versión alemana era cantado por Lotte con acompañamiento de órgano callejero y un redoblante. El audio de la versión está por aquí debajo. Pero claro, la obra llegó a los Estados Unidos. Y no en cualquier momento de los Estados Unidos sino al país reciente ganador de la Segunda Guerra. Boom financiero, boom de nacimientos. Todo era a lo grande, los automóviles, los edificios, las películas y obviamente las obras de teatro. Y allá fueron. Nuestro protagonista modifica un poco apenas el nombre y en lugar de Mackie, queda solo como Mack. Como Messer en alemán significa cuchillo, nuestro buen ladrón es bautizado en el gran país del norte como Mack the Knife.

      El primero que la graba es el genial Louis Armstrong quien ya le imparte unos inconfundibles arreglos de jazz. También hay versiones de músicos tan disimiles como Sting, Robbie Williams o Ella Fitzgerald. Pero es Frank Sinatra quien la hace estallar cantándola frente a una Big Band. La versión en vivo que está por ahí debajo, a continuación de la de Lotte es, a gusto de los miembros del Blog, la mejor que se ha hecho a la fecha. Cuesta mucha concentración no terminar moviendo el pie al compás de los brillantes bronces de la banda.




      Hasta ahora, nada demasiado novedoso. Pero a quien se le ocurrió hacerla en castellano decidió cambiar el ritmo y la música por completo. Y la letra, ya que estamos. Rubén Blades incluye en su álbum "Siembra" de 1978 el tema "Pedro Navaja", una sabrosa salsa caribeña que tiene como protagonista a nuestro Mack the Knife.




      Y no solo eso. La historia de Macheath fue también cantada en portugués. Y otra vez conservó el argumento más no la música ni la letra o su traducción. Chico Buarque graba "A Volta do Malandro" tema que se incluye en la película homónima. Para no ser menos hemos incluido el video de su versión por aquí debajo.




Para ir terminando, algunas curiosidades que aún guarda la historia de Macheat.

      El nombre original en alemán, como anticipamos, es impronunciable: "Die Dreigroschenoper". Drei es tres, Oper es ópera y groschen es una pequeña moneda de plata de bajo valor. Por eso, en su viaje por el mundo, la obra se llamó: La ópera de los tres....peniques, centavos, cuartos, pesetas y toda aquella moneda que significara lo más bajo en la escala monetaria allí en el país en que se representara.





      La versión de Frank Sinatra contiene una frase que luego se haría famosa a través de una película que no relata la vida de Mack the Knife (aunque si habla de delincuentes mafiosos). Sobre el final de la misma, nuestro amigo Frank (seriamente sospechado de pertenecer a la Mafia en la vida real) dice:  (2:58 min del video) It´s an offer you can never refuse. Es decir: Es una oferta que no podrás rechazar...frase que se ha inmortalizado a través de la película El Padrino.



      ¿Habrá algun dato que vincule a Macheath, Mack the Knife, Pedro Navaja o cualquiera de sus presentaciones con Argentina? Por supuesto que lo hay. En 2004 se presentó en el Teatro Presidente Alvear de la Ciudad de Buenos Aires la versión de la Opera de los Tres Centavos con Diego Peretti como Mack The Knife. La obra en este caso incluía ritmos nativos y no tanto como chacareras y cumbias, otra vez recreada pero sin respetar el original de 1928. Anteriormente en 1988 el simpático cuchillero había sido interpretado por Victor Laplace y Susana Rinaldi en los papeles principales y en una versión más formal y apegada al libreto original de Brecht.



Mientras nos vamos silbando bajito, con las manos en los bolsillos de nuestros gabanes, les dejamos las versiones prometidas, para que comparen y por supuesto disfruten.

Para dirimir la cuestión del segundo párrafo, la canción más versionada de la historia según el Libro Guiness de los records es Yesterday.

Que anden bien

Moritat Von Macheath Messer cantado por Lotte Lenya en alemán

https://www.youtube.com/watch?v=aPG9GcykPIY

Mack the Knife por Louis Armstrong

https://www.youtube.com/watch?v=S-lHrDPjGfQ

Mack the Knife versión Frank Sinatra (la mejor a decir de nuestros catedráticos)

https://www.youtube.com/watch?v=IW0RgtRLd1k

Pedro Navaja. El Macheath Messer latino

https://www.youtube.com/watch?v=hgai9QXubE4

Y la versión de Chico Buarque para terminar

https://www.youtube.com/watch?v=ffELKFXVBt8