domingo, 30 de agosto de 2015

De como Superman en la ficción derrotó a un grupo de villanos en la realidad

      Muy a pesar de que la administración y aún en Supremo Consejo del Blog hacen de la no discriminación su emblema, por razones absolutamente ajenas a sus decisiones, el staff del mismo carece casi por completo de mujeres y personas de color. Las dignas excepciones son la Experta en Energías No Convencionales, una búlgara que en sus escasos momentos de ocio utiliza el gimnasio de la sede para ejercitarse en el levantamiento de pesas, la Especialista en Acústica Submarina, una australiana afecta a la Foster´s y casi adicta al canguro con salsa de membrillos y por último nuestro Catedrático en Paleobotánica oriundo de Tuscaloosa, Alabama a quienes sus colegas con el típico ingenio de los intelectuales apodaron "El Negro".

      La mayoría de las veces en que el norteamericano se encuentra en algún grupo en el que se charla sobre anécdotas juveniles, recuerdos infantiles o estudiantiles, nuestro botánico hace referencia a lo dificultosa que fue su historia durante la segregación racial en los Estados Unidos. Sin ir más lejos cierta vez comentó casi entre lágrimas provocadas por el recuerdo que un tío suyo había sido víctima del famoso Ku Klux Klan. El Director del Departamento de Cartografía del Blog (Responsable del cuidado y orden de 6.311 mapas que se alojan en un apartado de la Biblioteca de atmósfera controlada) le recordó entonces lo mucho que la caída en desgracia de la siniestra organización racista le debía a Superman. El hombre de color tomó el comentario como una broma del mal gusto pero nuestro cartógrafo no parecía estar bromeando. ¿Como me va a decir que un personaje de ficción completamente fantasioso va a tener algún tipo de responsabilidad en la desaparición de esa banda de asesinos? ¡Por la memoria de mi tío, exijo una explicación!. Sostuvo con voz más que alta poniéndose de pié. Y justamente es esa explicación la que ocupará lo que resta de esta nota.

      Terminada la guerra civil norteamericana y vueltos los soldados a casa, las posiciones abolicionistas ya eran las triunfantes no solo en los estados del norte, que las impulsaron, sino también del sur, que las resistieron. Por otra parte muchos miembros del ejército eran negros, de modo que no era lógico considerarlos ciudadanos de pleno derecho para hacerle frente a las balas y esclavos unos días más tarde. Así las cosas, principalmente los granjeros y terratenientes se resistieron mas o menos visiblemente a los cambios. Lo que en principio comenzó como un disfraz de fantasma para asustar terminó siendo un uniforme que significaba terror. Blancos, norteamericanos y protestantes su odio terminó manifestándose contra todo negro o judío o inmigrante o cristiano católico. Sus actividades violentas comenzaron aproximadamente en 1866 y unos años después estaban ya organizados de manera vertical en cada pueblo, en cada condado, en cada estado y finalmente a nivel nacional.

Ulysses Grant
      Para 1870 el Ku Klux Klan (Cuyo nombre proviene de una mala lectura del término griego Cúclos (círculo) con agregados de letras K (no hay nada nuevo bajo el sol) y X para darle mayor fuerza a las palabras) tiene miembros en todos los niveles del estado. El Gobernador de Carolina del Norte tiene la mala idea de lanzar a las policía en contra de los miembros del Klan y la consecuencia directa fue que en las elecciones siguientes fue derrotado de un modo escandaloso. En conjunto con sus estúpidos ideales racistas, se escondían también dentro de sus filas y debajo de sus capuchas, delincuentes comunes, empleadores con intenciones de amedrentar a sus empleados y toda clase de criminales de la peor ralea. En 1871 el Presidente Ulysses Grant lanza las fuerzas federales contra el Klan y quita de las manos de los tribunales locales (copados por miembros de la gavilla racista) la competencia para juzgar sus crímenes. De ahí en más las tropelías de sus miembros serían juzgadas en estrados federales, más difíciles de infiltrar.  Esto marcó el fin, momentáneo, del Ku Klux Klan.

      Pero según dicen, la madre de los imbéciles, está siempre preñada y el 1915 dio a luz nuevamente al club del odio idiota. El advenimiento del cine popularizó una película llamada "El Nacimiento de una Nación" de David Griffith considerada la primera en la que el nuevo arte toma su forma. En manos de Griffith el cine dejó de ser teatro filmado y pasó a tener su lenguaje propio. Ese es el gran mérito de la película. Pero su enorme defecto es que es completamente racista. Los villanos son negros (en especial uno ladrón, asesino y violador) y los héroes son los antiguos miembros del Ku Klux Klan. Esto sumado a un juicio a un joven judío llamado Leo Frank, acusado de violación y asesinato, y linchado posteriormente por una turba enceguecida en Georgia, dio nuevos bríos al club de los imbéciles encapuchados.

      Esta vez tuvieron mucho más éxito, para 1920 se estima que un 15% de la población norteamericana estaba anotada en sus listas de miembros y hasta llegaron a exportar la barbarie abriendo una sucursal en  Saskatchewan, Canadá, lindero con Dakota del Norte. A diferencia del primer Klan que estaba casi circunscrito al sur, la segunda versión se había extendido por todo el país. Muchísimos miembros conspicuos de la sociedad eran dirigentes del Ku Klux Klan y era un buen punto a favor para cualquier aspirante al círculo de los notables pertenecer al grupo de encapuchados. El cobro de cuotas de ingreso, la venta de uniformes "oficiales" y la organización de mitines iniciáticos le reportaban a la agrupación importantes ingresos. Su odio se esparcía contra judíos, extranjeros en general, supuestos socialistas y principalmente negros. Ni siquiera respetaban a aquellos que habían combatido para EEUU en la Guerra Mundial y a muchos de ellos los mataron con el uniforme puesto.

      El supuesto secreto y los rituales, se sabe, son particularmente atractivos para los idiotas. Por lo tanto el Klan, además de la conocida cruz de fuego utiliza simbología (y razonamientos) de origen medieval. Así la organización, en cada país, esta gobernada por un Asistente Imperial y diez Eruditos que lo asisten formando consejo. Por debajo, gobernando cada estado hay un Gran Dragón con ocho Hydras que lo ayudan a tomar decisiones. Dentro de un estado a su vez la organización está subdividida, llevada adelante cada parte por un Gran Titán y asesorado a su vez por 6 Furias. Como verán, los cargos parecen personajes de película épica mala. Y no termina todo allí: al reclutador (encargado de buscar más imbéciles) lo llaman Kleagle y la cuota de ingreso se llama Klecktoken y así. Los rituales secretos. Los cargos secretos. El lenguaje secreto. Pero entonces ¿Como llegamos a saberlo nosotros? ¿De que modo se revelaron estos misterios?  Vengan por aquí que les presento a Stetson Kennedy.

Stetson Kennedy joven
    Para fines de los años 30, si bien el número de seguidores del Klan no era lo que 10 años antes (donde se registró un pico de unos 4 millones de encapuchados) las actividades del grupo seguían siendo por demás violentas. Un activista por los derechos humanos llamado Stetson Kennedy se decidió a infiltrarse en ella con el objeto de recavar toda la información posible y presentársela a las autoridades. Alejado de la guerra por problemas en la espalda, en 1942 se unió a las filas de los encapuchados. Durante la Segunda Guerra Stetson cumplió su papel a la perfección. Nadie dudó de él ni un instante. Así fue ascendiendo algunos escalones en la jerarquía y aprendiendo todo acerca de la jerga y los rituales. Cuando tuvo todo listo envió la documentación (con identidad falsa) a la policía local. Nadie movió un pelo en contra del Klan confirmando que, aún la policía local de Georgia estaba también llena de miembros de la agrupación entre sus oficiales.

      Stetson Kennedy tuvo entonces una idea genial. Desde 1942 hasta 1949 se emitieron por la radio nacional desde Nueva York episodios de 15 minutos diarios de Superman (continuaron hasta 1951 pero con otra frecuencia). Todos los niños norteamericanos (y algunos adultos) corrían hacia sus casas a las 17:15, hora en que se emitían de lunes a viernes los episodios. No todos los hogares contaban con aparato de televisión y la radio continuaba siendo un elemento esencial en la familia. Durante la Guerra los guionistas pusieron a Superman a pelear contra nazis y japoneses. Pero terminadas las hostilidades luego del 45 no lograban dar con un enemigo suficientemente poderoso como para que el super héroe se luciera. Kennedy se acercó a Jerry Siegel y Joe Shuster y le propuso que el nuevo enemigo del Hombre de Acero fuera el Ku Klux Klan.

Actores de Superman en radio
      Los 16 capítulos de "El Clan de la Cruz Ardiente" fueron todo un éxito. Los miembros del Klan quedaron desconcertados. En los textos de Superman se reflejaban con lujo de detalles sus rituales hasta ese momento secretos y toda la jerga utilizada por los actores que hacían de malvados era puntillosamente correcta. Los niños entonces, luego de las emisiones de cada nuevo capítulo salían a jugar a que eran Superman usando un trapo cualquiera a modo de capa y quien tomara el lugar del malvado luciría una improvisada capucha sobre sus cabezas. El guión presentaba al Klan como una organización abiertamente delictiva con el único fin de recaudar dinero para provecho de sus dirigentes. De manera subrepticia los miembros del Klan quisieron provocarle daño a los productores del show organizando un boicot contra Kellogg`s, el principal auspiciante del radioteatro. Nada funcionó. El Ku Kux Klan pasó a ser motivo de burla y de juegos. Su jerigonza medieval quedó en boca de cualquier persona de la calle. Sus simpatizantes le perdieron el respeto y sus víctimas el miedo.

Kennedy no tan joven
     Se desató una investigación interna furibunda para tratar de encontrar al traidor dentro de sus filas. Pero se sabe, la torpeza es una de las caras de la estupidez, materia prima que abunda en el cerebro racista. Nunca hallaron al culpable, hecho que se demuestra mediante el fallecimiento de Stetson Kennedy en 2011 a la nada despreciable edad de 94 años y por causas naturales.

      En palabras de Albert Einstein; es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio y allí van entonces en la actualidad los Caballeros Imperiales de Estados Unidos, una agrupación que recoge el guante antisemita, homofóbico y racista del Klan organizando de vez en vez marchas en contra de la inmigración, particularmente en los estados del sur, no pudiendo juntar más de 3000 personas en todo el país. Algo así como la hinchada de cualquier club pequeño de primera división de nuestro fútbol.

¿Es un pájaro?
¿Es un avión?
No, es la inteligencia, que es más efectiva que cualquier otra arma.

Que anden bien