miércoles, 14 de noviembre de 2012

Media Clase: "Cómo hacer crecer a la Clase Media"


            No se como funcionará en otros países, pero en el nuestro, la Clase Media no sólo tiene costados económicos. Se supone que así como la Edad Media está ubicada cronológicamente entre la Antigua y la Moderna, la Clase Media se ubica, económicamente hablando, entre la Baja y la Alta. Son los tipos que pueden elegir que comer todos los días sin mayores sobresaltos, pero no pueden darse el lujo de viajar a Europa cada vez que se les antoja, para graficarlo del modo más llano posible.

            Sin embargo nuestra clase media (no excluyo a la de otros países pero como no lo se, no me aventuro a generalizar) durante muchos años, varias décadas, fue literalmente el motor del país. Con sus necesidades básicas satisfechas, nuestra clase media se empeñó en ir mejorando lentamente sus condiciones de vida. Llegar a la casa propia. Al auto. A las vacaciones. Pasar del hotel del sindicato a comprarse la casita en Santa Teresita. Impulsar a que sus hijos tengan mejor educación que sus padres. De la primaria a la secundaria. De la secundaria a la universidad. Nuestra clase media fue el principal consumidor de automóviles, materiales de construcción, electrodomésticos, entretenimiento, etc. Si bien la clase alta cuenta con más recursos, son numéricamente menos y el impacto masivo de sus consumos es menor.

            La mayoría de los historiadores sitúan su nacimiento (no de los historiadores, sino de la Clase Media) en la primera década del siglo XX. La Clase Media gozó de al menos 8 décadas de esplendor, con altos y bajos hasta que estalló por el aire. La decadencia de la era menemista y el catastrófico fin del gobierno de la Alianza arrastró consigo a buena parte de la clase media. Al demonio las necesidades básicas, adiós auto, chau vacaciones y estudios superiores. A mi nadie me la contó. Durante esa época me quedé (como millones) sin trabajo y las grandes cadenas de supermercados exhibían montañas de huevos que se compraban por unidad. Patacones, Lecops, Bonudo. Clubes de Trueque. Las ocho décadas de ligero crecimiento, de lento pero sostenido giro del motor del país se fueron al mismo demonio tan veloces como un helicóptero (no se si me entienden).

            Hace solo un par de días, apareció una noticia. Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial presentaba un informe junto con el economista jefe de esa entidad para América Latina que indica que, desde 2003 a 2009 la clase media Argentina pasó de 9,3 millones de habitantes a 18,6 millones de habitantes. ¿Vamos de vuelta? Un 25% de la población total del país pasó desde 2003 hasta hace unos años de ser “Clase Baja” a ser “Clase Media”. Otra vez, y ahora con màs entusiasmo y más claramente: Desde la llegada de Nestor Kirchner a la Casa Rosada, una cuarta parte de la población total del país abandonó la pobreza para (quizá retornar) a la clase media, a las necesidades básicas satisfechas, a la educación, a la salud, al consumo. En definitiva a la idea de que se puede vivir con un objetivo distinto que correr todo el día detrás de una zanahoria.

            Algunos de los ítems que el Banco Mundial destaca como determinantes para este cambio son: las políticas de inclusión, la mejora en el nivel educativo, el crecimiento del empleo formal, la incorporación de mujeres al mercado laboral, etc.

            Ahora bien. ¿Quién es el Banco Mundial? Es un organismo internacional que declara tener como finalidad la lucha en contra de la pobreza. Para entender como pretenden lograrlo basta con contar que todos los otoños boreales el directorio del Banco Mundial celebra su asamblea anual en conjunto con….el Fondo Monetario Internacional. No hará falta aclarar que ni el INDEC (IndeK, ja ja, que ingenioso!) ni Guillermo Moreno tienen nada que ver con el Banco Mundial por razones obvias. Podría aventurar que dicho organismo es un enemigo de las recetas heterodoxas argentinas que pueden ser usadas como mal ejemplo de cómo desobedecer al Fondo y tener éxito.

            Sin embargo ahí sale la verdad a flote. El gobierno que nos rige desde el 2003 a la fecha no sólo alimenta vagos y mal entretenidos con la Asignación Universal sino que también ha hecho volver a la Clase Media a millones (nueve para ser exactos) de argentinos que se habían caído virtualmente del mapa.

           Yo ya lo sospechaba, pero tiene mucho más valor si la verdad es aceptada por quien no te tiene ninguna simpatía.

            A partir de ahora podría llamarse Clase Media, porque ha crecido media vez (un 50%) desde el 2003 a la fecha.

               Más datos aqui http://www.bancomundial.org/es/news/2012/11/13/crecimiento-clase-media-america-latina. Hay un Pdf para bajarse si lo quieren ver en detalle.